Los maestros en tu vida

19th
ene

Los maestros en tu vida

Esta entrada fue publicada en Sin categoría el por .

A veces los ángeles (visibles e invisibles) quieren ayudarnos en aquellos momentos en los que te encuentras lleno de inquietudes e interrogantes. Muchas veces se comunican de formas extrañas, otras veces, te hablan y reconoces que son ellos. Ellos te muestran a todos los maestros que están en tu vida.

Durante estas semanas, varios amigos míos y yo (en particular), hemos tenido sentimientos encontrados. Interrogantes como ¿Por qué la gente tiene que ser mala? ¿Por qué el amor tiene que doler? ¿Por qué mi familia no me deja ser feliz? ¿Por qué se alejó de mí mi mejor amigo? son un común denominador para todos nosotros. Pero… ¿y la respuesta? Pues bien, hoy recibí una pequeña señal y espero que esta sirva para todos ustedes.

Todas las personas que entran a tu vida te enseñan algo

Muchas personas llegan a nuestras vidas, algunas pasan desapercibidas, pero otras dejan un gran impacto en nuestra vida. No importa el tiempo que hayan estado contigo, esas personas estaban ahí para cumplir un propósito, para enseñarte algo. Puede que al haber interactuado con ellas hayas experimentado todo tipo de sensaciones (Peleas, tristeza, rabia, decepción, angustia, entre otras), además puede que para ti, no haya sido la mejor experiencia y decidas olvidar lo sucedido o crear odios y rencores. Todas esas personas que han estado, están y estarán en tu vida, son tus maestros. Cada uno de ellos te está enfrentado con alguna parte de tu Ego, algo que necesitas aprender, con un miedo que necesitas superar; y por difícil y alocado que parezca todo esto, todas esas experiencias te proporcionarán un aprendizaje para cumplir tu misión (¿Y cuál es tu misión? sólo tu lo puedes saber y para eso debes descubrirlo).

Tú también eres maestro de otras personas

A veces recomiendo colocarme en posición de la otra persona e intentar observar si uno se comportaría de la misma manera o si llegamos a entender su comportamiento. Cuando compartimos un poco de nuestra vida con alguien, se genera un vínculo, y es desde ahí, que comenzamos a ser maestros de ellos, y cada cosa que hagamos, está íntimamente ligada a ellos. Recuerda que también has hecho llorar a alguien, posiblemente en el mundo existan personas que ni siquiera se quieren acordar de ti y cada vez que alguien te nombra, terminan por tener sentimientos de odio o rencor.

Aprovecha las enseñanzas de tus maestros

Es probable que con aquellos que te hacen daño no quieras hacerlo porque ves que definitivamente no han dejado algo positivo en tu vida, pero debes recordar que las enseñanzas no necesariamente salen de las situaciones positivas.

Respira profundo y por medio de la intención, agradece por todo lo que esa persona te ha dado. Esto es una forma para liberarte y abrir los demás procesos de aprendizaje.

El aprendizaje tiene diferentes roles

Las personas que nos aman, llegan a nuestra vida a cumplir diferentes roles, unos muy bonitos y agradables y otros muy crueles. Debes preguntarte cómo cada uno de esos maestros te están ayudando y que necesitas para tomar todo lo aprendido y aplicarlo en tu vida.

Para que todo esto tenga un efecto, a cada persona, cada rol, debemos en cierta manera dejarlo actuar, identificar lo que vinieron a enseñarnos y prepararnos para recibir ese aprendizaje.

Recuerda

Las personas llegan a tu vida para enseñarte algo, y se van cuando lo has aprendido

Pasos que podrías hacer para trabajar de la mano con tus maestros

  • Identifica a la(s) persona(s) que en este momento es(son) tu(s) maestro(s).
  • Piensa en todas las cosas que él(ellos) hace que te ocasionan dolor, angustia, desesperación, rabia, tristeza, entre otros sentimientos que piensas que van en contravía a tu objetivo de vida.
  • Repasa todo eso (Puedes escribirlo) y pregúntate ¿Qué estoy aprendiendo? Si todavía no lo sabes, acepta que está aprendiendo algo y que no lo sabes, pero que pronto lo descubrirás.
  • Cada vez que pienses en esa(s) persona(s), agradece el aprendizaje que te han brindado a través de la intención.

A las personas que en algún momento de mi vida llegaron como maestros, sólo tengo palabras de agradecimiento y de amor. He aprendido muchas cosas de ustedes y me han permitido formarme  crecer como persona.

A las personas que sin o con intención les he causado dolor, quiero ofrecer mis disculpas, y decirles que también los amo y que era necesario para sus vidas que yo participara en ellas con ese rol. Era necesario para su aprendizaje. Para ustedes, yo fui el maestro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>